top of page
  • Foto del escritorEditorial

Comunicación interna y nuevas tecnologías

La comunicación interna ha experimentado una evolución sustancial, transitando desde los métodos unidireccionales hacia un enfoque más integrado y estratégico que promueve transformaciones significativas dentro de las organizaciones.



Por: Pablo Duncan-Linch
Socio Director, CLC Comunicación

(M&T)-. Esta transición ha sido catalizada por el avance de las tecnologías digitales. En el ámbito de la comunicación organizacional, la distinción entre comunicación interna y externa se ha vuelto cada vez más difusa, principalmente debido a la penetración de nuevas tecnologías y la convergencia de medios. Por lo anterior, coherencia entre los mensajes internos y externos es muy importante para mantener la integridad de la marca y fomentar una cultura corporativa unificada.


Este escenario plantea desafíos significativos para la comunicación los cuales se debe manejar con especial destreza, para que sea sensible y responda tanto a los stakeholders internos como externos, preservando la confidencialidad, la relevancia y la precisión del mensaje. Este enfoque integrado es indispensable para las organizaciones que buscan mantener una imagen cohesiva y una cultura interna sólida en la era digital.


La implementación de nuevas tecnologías en la comunicación interna trae consigo una serie de desafíos para el logro de los objetivos de comunicación de cualquier organización. Uno de los principales retos es la resistencia al cambio derivada del escepticismo o la falta de interés hacia las nuevas herramientas y métodos. Por otra parte, si bien la inteligencia artificial y la automatización están redefiniendo el panorama de la comunicación interna, aumentando la eficiencia y la personalización de los mensajes. Sin embargo, es crucial mantener un equilibrio entre el uso de tecnología y la preservación de conexiones humanas genuinas para evitar la creación de una atmósfera impersonal o demasiado mecanizada.


Otro reto importante es la sobrecarga de información. En la era digital nos enfrentamos a un flujo constante de mensajes a través de múltiples canales, lo cual puede llevar a la desinformación o a la fatiga informativa. Para remediar esto, es esencial que las organizaciones adopten una estrategia de comunicación que priorice la claridad, la concisión y la relevancia de los contenidos.


La seguridad de la información es también una preocupación creciente. Con el incremento del uso de plataformas digitales, asegurar la privacidad y la protección de los datos se ha vuelto más crítico que nunca. Las organizaciones deben implementar políticas y tecnologías robustas para proteger la información sensible y asegurar que los sistemas de comunicación interna sean seguros y confiables.


También tenemos retos relacionados con las competencias y las destrezas. El dominio sobre las nuevas herramientas y canales permite una comunicación más dinámica y efectiva. Esta habilidad va de la mano con la afinidad por los datos, crucial para evaluar la efectividad de las estrategias implementadas y las decisiones basadas en análisis detallados.


El pensamiento estratégico es vital para alinear las comunicaciones con los objetivos empresariales, mientras una comprensión profunda de los stakeholders permite desarrollar mensajes que resonen, movilicen e inspiren. Además, la adaptabilidad y la capacidad para colaborar transversalmente son esenciales para integrar nuevas herramientas y enfoques, manteniendo la comunicación unificada y coherente.

En esta apasionante coyuntura, en nuestro trabajo en CLC Comunicación y Asuntos Públicos en Centroamérica, hemos identificado varias recomendaciones para las empresas. Primeramente, se deben implementar plataformas de comunicación integradas que centralicen la información relevante y faciliten la colaboración entre equipos. Estas plataformas deben ofrecer funcionalidades que permitan compartir archivos, gestionar tareas y fomentar la comunicación en tiempo real, asegurando que todos los miembros de la organización tengan acceso fácil y rápido a la información necesaria para su trabajo.


Otro aspecto crucial es asegurar que todo el personal, independientemente de su nivel o función, esté capacitado y familiarizado con las nuevas herramientas y plataformas de comunicación. La formación continua no solo mejora la competencia técnica, sino que también aumenta la confianza de los colaboradores en el uso de tecnologías digitales, facilitando así una transición suave y eficaz hacia nuevos métodos de comunicación.


También es importante la evaluación constante de la eficacia de las comunicaciones para evitar la saturación informativa. Esto implica revisar la frecuencia y el formato de los mensajes enviados, asegurándose de que sean pertinentes y valiosos para los equipos, evitando así la sobrecarga de información. Esto puede incluir encuestas de satisfacción, grupos focales y análisis de engagement para entender mejor cómo las personas perciben y participan en la comunicación interna.


Igualmente, se debe aprovechar la tecnología integrando herramientas de análisis predictivo en las estrategias de comunicación interna para anticipar cómo los colaboradores recibirán los mensajes, adaptando el contenido y el tono para maximizar su impacto. Esto también ayuda a identificar tendencias y patrones de comportamiento, lo cual puede facilitar la toma de decisiones más informadas sobre cómo comunicar eficazmente en el futuro.


Por último, pero no menos importante, se debe mantener la humanidad en la comunicación. Este es un desafío constante en un entorno cada vez más tecnológico.

A pesar de la eficiencia que la tecnología ofrece, es crucial no perder de vista la importancia de las interacciones personales, el valor de la empatía y el entendimiento mutuo en la construcción de una cultura organizacional sólida y unida.


La comunicación interna es un pilar fundamental para el éxito de cualquier organización que busca no solo sobrevivir sino prosperar en el competitivo mercado global. Dominar las habilidades clave y aprovechar eficazmente las tecnologías emergentes son elementos cruciales para asegurar que la organización mejore su eficiencia interna y esté preparada para los desafíos futuros. En este contexto, es esencial que las estrategias de comunicación interna evolucionen constantemente para estar a la altura de las nuevas demandas y oportunidades que presentan las tecnologías avanzadas.

コメント


bottom of page