top of page
  • Foto del escritorEditorial

Cómo la orientación al mercado, la gestión del conocimiento y la CRM impulsan el crecimiento de las pymes

La interacción entre la orientación al mercado, la gestión del conocimiento y la gestión de la relación con el cliente desempeña un papel crucial en el desarrollo y crecimiento de las pequeñas y medianas empresas (PYMEs).



Por: Wady Johel Cerdas Tenorio

PhD. Ciencias Empresariales, IMBA-MBA, Ingeniero Industrial, Licenciado en Derecho, Profesor Universitario. Conferencista Internacional. Asesor y Consultor

Director Asociado y Conductor de Tips Empresariales (La Potente Radio TV).


(M&T)-. Estos elementos, al entrelazarse, crean un ecosistema empresarial que fomenta la adaptabilidad, la innovación y la sostenibilidad a largo plazo en un entorno competitivo.


La orientación al mercado sirve como la base sobre la cual las PYMEs pueden construir y adaptar sus estrategias empresariales. Al mantener un enfoque externo, las PYMEs se aseguran de estar siempre alineadas con las necesidades y deseos de sus clientes, así como con las tendencias del mercado.


Este enfoque no solo ayuda a identificar nuevas oportunidades de negocio, sino que también guía la innovación de productos y servicios para satisfacer mejor las expectativas del cliente. Sin embargo, para que la orientación al mercado sea efectiva, las PYMEs necesitan gestionar y utilizar eficazmente el conocimiento que generan y adquieren.


La gestión del conocimiento juega un papel central en este proceso, ya que permite a las PYMEs capturar, organizar y compartir la información crítica que fluye dentro y fuera de la organización. Esto incluye datos sobre el comportamiento del cliente, preferencias, feedback sobre productos y servicios, así como información sobre el mercado y la competencia. Al gestionar adecuadamente este conocimiento, las PYMEs pueden tomar decisiones basadas en datos, innovar con mayor rapidez y eficacia, y adaptar sus estrategias de mercado para mantenerse competitivas.


La gestión del conocimiento facilita un ciclo de aprendizaje continuo dentro de la organización, donde las lecciones aprendidas de las interacciones con el mercado y los clientes se utilizan para mejorar constantemente.


La gestión de la relación con el cliente (CRM) es el tercer pilar que permite a las PYMEs cultivar y profundizar sus relaciones con los clientes. A través de un enfoque sistemático para recopilar, analizar y actuar sobre la información del cliente, las PYMEs pueden personalizar sus interacciones, mejorar la satisfacción del cliente y fomentar la lealtad. La CRM es esencialmente la aplicación práctica de la orientación al mercado y la gestión del conocimiento, ya que utiliza los datos e insights generados para ofrecer experiencias de cliente excepcionales.


Esta personalización y atención al detalle en la gestión de las relaciones pueden ser un diferenciador clave para las PYMEs en mercados saturados.


La sinergia entre la orientación al mercado, la gestión del conocimiento y la gestión de la relación con el cliente permite a las PYMEs no solo responder de manera efectiva a las demandas actuales del mercado, sino también anticiparse a las futuras tendencias y necesidades de los clientes. Esta interacción fortalece la capacidad de la pyme para innovar, adaptarse y crecer de manera sostenible. Al integrar estos elementos en su estrategia empresarial, las PYMEs pueden mejorar su competitividad, aumentar su cuota de mercado y asegurar su viabilidad a largo plazo en un entorno empresarial en constante cambio.


 

Comments


bottom of page