top of page
  • Foto del escritorM&T

La economía social: Clave para un futuro equitativo y sostenible

Juana Jule, Directora de la Fundación Gloria Kriete, nos habla sobre cómo la economía social puede ser la clave para lograr un futuro más equitativo y sostenible.


(M&T)-. En esta entrevista, Jule comparte su visión sobre el papel crucial de las iniciativas sociales y comunitarias en la construcción de un mundo más justo y ecológicamente responsable.


¿Cómo se define la economía social y cuáles son las cualidades que la distinguen? 


En la economía social, combinamos utilidades con impacto social para abordar problemas sociales y ambientales. Este modelo cambia las reglas y dinámicas para enfrentar los retos de la humanidad. Como empresas, generamos competitividad y reinvertimos nuestras utilidades para crecer, mientras las organizaciones sin fines de lucro se enfocan en el bienestar social. Al fusionar estos dos enfoques, creamos emprendimientos sociales, modelos escalables y sustentables. Es crucial distinguir que las organizaciones filantrópicas no son empresas sociales.


¿Qué papel juegan los líderes emergentes en el impulso de iniciativas de economía social como los emprendimientos sociales?


Invertir en esta nueva generación de líderes empresariales significa crear un nuevo paradigma de cómo el capital puede respaldar un futuro más equitativo y sostenible. Los líderes emergentes tienen un papel fundamental en impulsar iniciativas de economía social debido a su capacidad para innovar, movilizar recursos y promover el cambio. En muchos casos, estos líderes tienen una visión fresca y una mentalidad emprendedora que les permite identificar oportunidades para abordar problemas sociales y económicos desde una perspectiva diferente.


¿De qué manera los emprendedores sociales pueden integrar prácticas sostenibles en sus modelos de negocio?


Pueden desarrollar productos y servicios que minimicen su impacto ambiental, utilizando materiales reciclados, energías renovables y procesos de fabricación ecoamigables. Por ejemplo, empresas que producen productos biodegradables o que promueven el uso compartido de recursos están abordando directamente la problemática de la contaminación y el agotamiento de los recursos naturales, nosotros hemos tenido ganadores que han presentado proyectos de este tipo en ediciones anteriores.


¿Qué diferencias ha observado en los nuevos emprendimientos sociales en comparación con iniciativas anteriores?


Se ha notado un mayor énfasis en la sostenibilidad en los nuevos emprendimientos sociales. Estos proyectos buscan crear modelos de negocio que sean financieramente sostenibles a largo plazo. Se ha observado un aumento en la colaboración y el establecimiento de redes entre los nuevos emprendimientos sociales. Estos proyectos trabajan en colaboración con otras organizaciones, empresas y gobiernos para maximizar su impacto y alcanzar un mayor alcance en la comunidad.



¿Qué impacto tiene el apoyo de iniciativas como las que impulsa la Fundación Gloria Kriete hacia los emprendimientos sociales?


Hasta la fecha, hemos invertido US$550,000 en iniciativas sociales. Entre 2022 y 2023, destinamos US$90,000 para incubar a 54 emprendedores a través de nuestra Incubadora Empresarial, ya que sabemos que ser emprendedor requiere más que una buena idea; se necesitan habilidades específicas para ejecutarla con éxito. Este año seguimos apoyando a 35 emprendedores. Además, hemos asignado US$460,000 a 40 emprendimientos sociales entre 2018 y 2023 mediante nuestro programa Ayudando a Quienes Ayudan. Las inscripciones para recibir fondos están abiertas hasta el 19 de julio.


¿Cómo influyen los emprendimientos sociales en la generación de empleo y la economía? 


Como empresas que generan utilidad, tenemos acceso a más capital para contratar profesionales e invertir en nuestro crecimiento. Esto nos permite crear oportunidades de empleo para grupos vulnerables, como personas con discapacidad, jóvenes en riesgo y mujeres cabeza de familia. Incluimos a miembros de la comunidad local en nuestra cadena de valor, proporcionando capacitación y desarrollo profesional, lo que contribuye a la creación de empleo digno y al empoderamiento económico. Podemos ser modelos a seguir, inspirando a otros a emprender y promoviendo el desarrollo de cadenas de valor locales, fortaleciendo así la economía regional y creando empleo en sectores como la agricultura, la artesanía y la producción local.


¿Cómo ha avanzado el segmento de los emprendimientos sociales en El Salvador, hay desafíos?


En términos de avances, he visto un aumento en la visibilidad del emprendimiento social y un creciente reconocimiento de entidades y fundaciones, como en nuestro trabajo en la Fundación Gloria Kriete con el Programa Ayudando a Quienes Ayudan. El ecosistema emprendedor en Centroamérica ha crecido significativamente, ofreciendo un entorno favorable para las empresas sociales. Los emprendedores sociales han demostrado una gran capacidad para innovar y encontrar soluciones sostenibles a problemas sociales y ambientales.


Sin embargo, todavía enfrentamos desafíos como el acceso limitado al financiamiento, especialmente al capital semilla y financiamiento a largo plazo. 


La falta de conciencia y comprensión sobre el emprendimiento social entre el público, inversores e instituciones financieras sigue siendo un obstáculo para acceder a oportunidades de financiamiento y colaboración.

Comments


bottom of page