top of page
  • ceciliasolorzano

El uso de dinero móvil y pagos digitales ha experimentado un crecimiento en la región

Es importante abordar desafíos como la seguridad cibernética y la inclusión financiera para garantizar que todos puedan beneficiarse de la revolución de los pagos digitales en la región.



(M&T). El crecimiento de los servicios financieros digitales en Centroamérica, Panamá y República Dominicana es un hito importante en la búsqueda de una mayor inclusión financiera en la región, según se dio a conocer por medio del informe económico del BID “Hacia una mayor inclusión financiera para el desarrollo”.


El informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) resalta cómo estas plataformas están democratizando el acceso a servicios financieros, especialmente para los hogares más vulnerables que dependen de remesas. Además, estas herramientas ofrecen beneficios significativos, como el ahorro, la seguridad y la reducción de costos en los pagos.


Sin embargo, a pesar de los avances, aún existen desafíos por superar para cerrar la brecha con otras regiones del mundo en términos de adopción de herramientas financieras digitales. Entre estos desafíos se encuentran el desarrollo de estrategias nacionales de inclusión financiera, la educación financiera, el fomento de la competencia y la mejora en la recuperación de créditos impagos.


“En nuestra región es clave promover políticas para impulsar la disponibilidad y el acceso a servicios financieros, tales como el crédito, el ahorro, pago de servicios, entre otros, que permiten a las empresas crecer y a los hogares invertir en actividades económicas, educación y salud”, comentó Tomás Bermúdez, Gerente General del BID para la región de Centroamérica, México, Panamá, República Dominicana y Haití.


El informe también destaca la importancia de abordar las necesidades tanto de las empresas como de los hogares en términos de inclusión financiera. Para las empresas, el acceso al crédito y otros servicios financieros es crucial para su crecimiento, mientras que para los hogares, estos servicios les permiten invertir en actividades económicas, educación y salud.


Para aprovechar las oportunidades y abordar los desafíos, el informe propone diversas medidas, como el fortalecimiento de las estrategias de inclusión financiera, la promoción de la educación financiera desde edades tempranas y el impulso a los servicios financieros digitales. En este sentido, el Grupo BID está comprometido con el apoyo a la inclusión financiera en la región a través de diversas iniciativas, como el programa FINLAC, que busca promover la inclusión financiera a través de una colaboración entre el sector público y privado.


El informe del BID destaca tanto los logros alcanzados como los desafíos pendientes en el camino hacia una mayor inclusión financiera en Centroamérica, Panamá y República Dominicana, y ofrece propuestas concretas para avanzar en este objetivo crucial para el desarrollo económico y social de la región.


Comments


bottom of page