top of page
  • Foto del escritorEditorial

A la hora de colaborar: Cuentas con los dedos porque nadie quiere dejar el confort


Por: Patricia Arias, Redes sociales: @comunicarteh @patriciaariashn 

(M&T)-.     Casi nunca escribo titulares tan drásticos porque considero que el carácter de la Motivación debe ser muchas veces, sutil y otras tantas veces sugestivo hasta llegar a la asertividad.

Más hoy, sin perder la intención comunicativa, me decidí a escribir este artículo para generar consciencia en los lectores, a fin de promover el principio de la solidaridad personal y también desde la plataforma laboral como un condicionamiento del trabajo en equipo y podría agregarse en el caso más extremo, desde la perspectiva del voluntariado.

Creamos Representaciones Internas de la realidad.

La comunicación comienza con nuestros pensamientos y ahí creamos nuestras propias realidades y la única manera de cambiar esto es volviendo consciente todo aquello que hacemos por inercia, por cultura, por costumbre.

Por ello hoy apelo a elevar esa consciencia al grado de acción, para procurar una sociedad más justa y colaborativa basada no sólo en lo que pensamos sino también en lo que podemos llegar a aprender a través de otros.

Servir al prójimo es parte de ser humanamente juiciosos y hacerlo desde la perspectiva empresarial abona al Clima Laboral porque si cada uno se vuelve un referente desde su propio cubículo laboral, será así como el trabajo en equipo no sólo será el tema principal de las capacitaciones o los discursos de Status, sino que se convertirá en la mejor Story Telling avalada por los  relatos con orgullo, de los precursores empresariales.

Pasiones, propósitos y acciones

Erich Fromm (1900-1980) Psicoanalista, psicólogo social, y filósofo humanista alemán consideraba que el gran peligro del ser humano es convertirse en una especie de robot que se comporta de una forma automática y sin voluntad propia y al mismo tiempo asegura que para superar esto, entonces debemos vencer la enajenación del día a día, yo agregaría la elevada zona de confort que no nos permite ser proactivos y con una actitud que rebasa la improductividad.

Agrega Fromm, que debemos volver a adquirir el sentimiento de ser nosotros mismos y retomar el valor de nuestra vida interior.

Basado en este experto de la conducta humana, yo puedo aseverar que la colaboración, el trabajo en equipo y el voluntariado son huellas que sólo dejan las personas sublimes.

Una persona sin pasión y sin propósito siempre tendrá un denodado principio de egoísmo adherido a la piel y le sobrarán invitaciones, tal cual es la lanzada por mi amigo Carlos Enrique Estrada, a formar parte de un Voluntariado Comunitario, pero que, lamentablemente la inconsciencia de muchos y la pereza de otros, podría evitar que el proyecto se cumpla.

Finalmente deseo dejar perfectamente explicado, que no por ello los Empresarios debemos dejar de crear ambientes y espacios que liguen a las personas a una invitación clara y precisa de desarrollar su trabajo con eficacia y buena voluntad y cada vez más debemos unirnos y autocontrolarnos para no desanimarnos con el hecho de que:

A la hora de Colaborar: Cuentas con los dedos porque nadie quiere dejar el confort.

Comentarios


bottom of page