top of page
  • Foto del escritorM&T

La región fomenta un futuro energético más sostenible

La adopción de energía solar, eólica e hidroeléctrica está demostrando ser una estrategia efectiva para reducir la dependencia de los combustibles fósiles y mitigar los impactos ambientales asociados.

(M&T)-. Centroamérica y República Dominicana están inclinándose hacia un futuro más sostenible gracias a los esfuerzos de empresas, profesionales e instituciones que han estado trabajando arduamente para mejorar el impacto ambiental y promover prácticas sostenibles en la región. 


A medida que nos acercamos a 2030, se observan varias tendencias y acciones que indican un progreso significativo para la región y el panorama está marcado por un compromiso por parte de diversos actores para proteger el medio ambiente, conservar los recursos naturales y promover el desarrollo económico de manera equitativa y sostenible. 


Estos avances no solo contribuyen a la mitigación del cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, sino que también pueden tener beneficios económicos y sociales significativos, como la creación de empleo en el sector de las energías renovables y la mejora de la seguridad energética de la región. 


¿Cómo está la transformación energética en la región?


El Informe sobre Transición Energética en América Latina, que fue realizado recientemente por Aggreko (empresa dedicada al alquiler de energía, climatización y enfriamiento industrial),  revela que el 73% de las empresas encuestadas considera que la transición a la energía sostenible representa una oportunidad significativa para sus negocios; sin embargo, reconocen que enfrentan desafíos derivado a la falta de recursos y conocimiento.


Entre los aspectos importantes que menciona el informe, se resalta que en la región los protagonistas de la transición energética son un 93% la energía solar, 74% eólica y 58% agua. El 45% de los encuestados considera que la transición a fuentes de energía sostenibles es una prioridad absoluta y ya cuenta con planes sostenibles. Por otro lado, un 34% considera esta transición como una prioridad máxima y ya tienen planes sostenibles en vigor, mientras que otro 20% la clasifica entre las tres principales preocupaciones relacionadas con los negocios.


La región de Centroamérica y el Caribe está tomando medidas significativas hacia la descarbonización y la adopción de fuentes de energía renovable. Sin embargo, es importante abordar los desafíos asociados con la integración de energías renovables en los sistemas energéticos, como la variabilidad de la generación y la necesidad de infraestructura de almacenamiento y redes inteligentes. 


"Al observar los análisis obtenidos en este estudio, existe una clara tendencia en América Latina hacia un futuro energético más sostenible. Estos descubrimientos refuerzan la necesidad de un enfoque colaborativo entre empresas, gobiernos y entidades reguladas para crear un entorno más favorable para la transición energética en la región. Solo con una cooperación efectiva y estrategias bien planificadas, considerando los desafíos y oportunidades identificados, será posible promover esta transformación hacia un futuro energético más sostenible y resiliente", dijo Hugo Domínguez, Líder del Sector de Servicios Públicos/Infraestructura Eléctrica para América Latina y el Caribe de Aggreko.


Comments


bottom of page